lunes, 19 de enero de 2009

Todos con el Racing

En deporte, fundamentalmente en fútbol, siempre se ha dicho que la imagen de la institución a nivel interno se refleja en el equipo a nivel deportivo. En los últimos años, en la élite del fútbol español hemos tenido varios ejemplos significativos: F.C. Barcelona, con la marcha de Joan Garpart, la crisis del Real Madrid con la dimisión de Florentino Pérez, y últimamente la crisis del pasado año del Valencia, donde entre presidente y entrenador (Ronald Koeman) casi llevan al equipo al descenso de categoría.

Esto, cuando sucede a esos niveles, suele ser portada de telediarios y prensa deportiva. Pero cuando el problema institucional le ocurre a entidades de menor categoría y renombre, suele quedar en el ostracismo informativo. Esto es lo que le está sucediendo a un club histórico de la provincia de Cádiz, el Racing Club Portuense de El Puerto de Santa María, de la 2ª División B del fútbol español.

Este club está al borde de la desaparición, debido a que el señor que llegó hace algunos años para su salvación, cual Lopera en sus mejores épocas, lo ha sumido en la más absoluta de las ruinas económica y, consecuentemente, deportiva. Él, que llegó como baluarte del nuevo proyecto para intentar llevar al club lo más alto que fuera posible, y que ilusionó a una afición con la consecución del ascenso a 2ª División B como principio de una historia de éxitos, ha conseguido que el club esté al borde de la desaparición.

Los jugadores que no cobran desde hace ya algunos meses, que están pidiendo al club la carta de libertad para poder negociar su futuro con otros equipos en este mismo año, el club que no tiene ni para pagar al árbitro, y mucho menos para los desplazamientos fuera de El Puerto... En definitiva, un caos. En el ambiente está el fantasma de la desaparición de un club histórico si no se solucionan sus problemas en los próximos días. Por ahora nadie se arrima para echar una mano y evitar que se evaporen tantos años de fútbol en el José del Cuvillo. Es triste que una de las poblaciones de la bahía de Cádiz y de la provincia en general que presume de su creciente industria y progreso económico no encuentre la unión de todos para sacar a flote al club, y que siga siendo el referente que ha sido tantos años del fútbol en la bahía de Cádiz.

Con esto sólo quería recordar el momento que está pasando en Racing Club Portuense, y animar a los que puedan ayudar y apoyar a este humilde club para que prosiga su historia, y nadie tenga que recordar en el futuro que El Puerto tuvo una vez un equipo de fútbol, que incluso disputó una eliminatoria de Copa del Rey contra un Valencia campeón.


1 comentario:

Paco Rodríguez dijo...

Cierto es que es la historia inteminable. Lo último que leí fue que el entrenador se iría depués del partido de este domingo en Carranza.

Yo desde mi situación de cadista y paisano solo desearles a todos mucha suerte